Inicio
Historia Slowly  
Acavius
Acavius | 🇵🇭 Filipinas
Encuentro imprevisto en medio de una pandemia mundial: Una historia sobre cómo conocí a mi mejor amiga dos veces.

Originally written in English. Translated by sofirilux.

Mi mejor amiga Lou y yo hemos estado juntos por tres años. Solíamos mandarnos cartas y revistas a pesar de que solo vivimos a un kilómetro del otro. Mandar cartas escritas a mano era lo nuestro porque podíamos modificar y diseñar lo que quisiéramos en ellas, poner algunas calcomanías, estampas, artes de caligrafía, y mucho más. Nos encanta coleccionar sellos y a veces los compramos de una tienda de antigüedades a un precio barato. Todos ellos se ven muy valiosos y nos regresan al tiempo en el que el envío de cartas duraba días para luego colocarlos en un cuaderno que ambos compartimos, una colección de cosas viejas que no solo se limita a sellos. Regresando a las cartas que nos mandamos, ella siempre muestra una profunda curiosidad e interés en mí en las que me envía. A veces ella incluye códigos y acertijos que me sorprenden cada vez que los resuelvo pista por pista. Ella describe las cosas que le interesan en todo detalle y con imaginación, especialmente el arte, donde sus palabras me sumergen en lo que ella me cuenta, llevándome a través de capas de paisajes coloridos que a veces están fuera de este mundo. Suena como el paraíso para mí.

Ambos estamos interesados en lo académico y damos lo mejor en nuestros estudios incluso si vamos a escuelas diferentes. No pasábamos nuestras noches charlando sino estudiando porque en el momento en el que tengamos nuestros trabajos, podemos disfrutar de la vida juntos ya que nos comprometimos el uno con el otro (lo que veo como una victoria absoluta). Nuestro tiempo juntos normalmente lo pasamos afuera para ir a cafeterías y centros comerciales, incluso parques naturales en nuestra ciudad para relajarnos y disfrutar un momento alejado del estrés de nuestra vida escolar.

Recientemente, el COVID-19 puso en confinamiento a toda nuestra ciudad para prevenir que los ciudadanos contrajeran el virus. Esto obstaculizó nuestra rutina regular para mandar cartas. Desafortunadamente no podemos seguir conversando tan frecuentemente usando aplicaciones de mensajería instantánea ya que nuestras escuelas implementaron clases en línea para recuperar los días perdidos por la suspensión de clases, así que decidimos enfocarnos más en los estudios y luego mensajearnos a media noche. Por alguna razón no pudo introducirme a Slowly cuando dijo que pensaba en otras personas fuera de nuestro país luchando contra este enemigo invisible. Después de un tiempo pensé en cómo podía comunicarme con los demás sin poner en riesgo mi rutina. Luego encontré una app que podía hacer eso. Aquí es cuando Slowly se presentó ante mí. Aquí encontré muchas personas de diferentes partes del mundo que me dieron el sentimiento de estar muy cerca de ellas cuando en realidad me encuentro a miles de kilómetros de distancia. Otra de las cosas que me interesaron fueron los sellos que pueden ser coleccionados de varios lugares y de logros, esto era un sueño hecho realidad donde podía guardar esos sellos e incluso compartirlos sin que se me agotaran, ¡incluso los de edición limitada!

Después de un tiempo de hacer emparejamiento automático con personas al azar, conseguí una amiga llamada Tina que estaba dentro de mi país, lo cual me asombró. Nunca pensé que tendría amigos filipinos en Slowly. Al principio tuvimos nuestras introducciones donde también hablamos sobre nuestros intereses en la vida y todo. Las cosas se tornaron fascinantes cuando ella comenzó a incluir preguntas para reflexionar cada vez que le contaba algo sobre mí, como si realmente quisiera conocerme. Cuando intentaba hacerle una pregunta, incluso corta, ella contestaba como si estuviera mandando un ensayo que no era para nada aburrido gracias al contenido que tenía. Aquí comencé a ver similitudes con mi mejor amiga Lou pero me rehusé a preguntarle a Tina en mi carta porque podía estar equivocado y solo crearía un ambiente incómodo entre nosotros, así que en lugar de eso le pregunté a Lou qué había estado haciendo últimamente, ella me respondió que había estado un tanto ocupada por los requerimientos de la escuela pero que había estado hablando con algunos de sus amigos lejanos en otros países. No sospeché de ella ni nada porque yo ya sabía sobre los amigos extranjeros que tenía desde que iba a la primaria. Ella es bastante sociable también, entonces pensé que sería normal que ella hablara con ellos pero no en formato de amigos por correspondencia. Varias cartas fueron enviadas antes de que realmente comenzara a sospechar que se trataba de Lou después de todo, incluso aunque ella no revelara información privada sobre ella cuando yo noté una similitud con las cartas que me mandaba en persona y la manera en la que escribía porque vi un código que habíamos inventado en nuestros primeros años. El código era muy sutil porque lo incluyó como si estuviera escribiendo sus pensamientos cuando dijo «mi mente esta noche es como una licuadora de ideas que a veces ni siquiera puedo ver el punto final donde ijrnrnukgqwzkvgxiqukreqwzcjmin». Esperaba que fuera una elección de palabras aleatorias pero cuando lo releí vi algo familiar en el orden de las letras pero no fui capaz de descifrarlo de inmediato así que busqué mi diario del 1er año para ver las respuestas y vaya, el misterio se resolvió cuando hablé con Lou y le pregunté si era ella a quien le había estado mandando cartas por semanas. Me dijo que sí con asombro, contándome lo divertida que estaba por el contenido de los mensajes que le mandaba pero que al mismo tiempo ella mantenía parte de su información sin revelar por alguna razón y quería mantenerse fiel a eso.

Hasta el día de hoy, todavía nos mandamos cartas y ahora estamos en el proceso de coleccionar sellos de alrededor del mundo. Le doy mi sincera gratitud a SLOWLY por traer nuevas experiencias a mi vida y continuamente permitirme conectar con otros trayendo inspiración y esperanza. Ojalá esta aplicación continúe las cosas buenas que trae para todos.

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!