Inicio
Historia Slowly  
Fajar Gusmy
Fajar Gusmy | 🇮🇩 Indonesia
Selección del editor

Originally written in English. Translated by Osbran.

He experimentado la más agotadora lucha por socializar. La era de Internet no garantiza las interconexiones, especialmente en la mayoría de los medios sociales que utilizo. En medio del rápido intercambio de información, me ha resultado difícil conectar personalmente con la gente. Por supuesto, la gente tiene contenidos saludables, pero no son suficientes para hacerme sentir justamente involucrado. La gente utiliza algunas monedas de cambio, como ser guapo, tener muchos seguidores, etc., que no permiten a una persona normal como yo participar en este tipo de conexiones sanas. Solo algunas personas con gran popularidad y contenidos populares que compartir disfrutan de ese privilegio. He descubierto que la mayoría de las redes sociales no me valoran como persona en algunos aspectos justos. Sin embargo, no creo que las cosas mejoraran si consiguiera unas monedas sociales adecuadas. La gente en los medios sociales nos reconocerá como creadores de contenidos y rara vez nos verá como una persona completa, debido a la naturaleza de los seres humanos que se enfrentan a la abundancia de información. Incluso parecemos una perla brillante que no tiene mucho valor en el montón de tesoros. Solo somos números. Eso es todo. Así es como yo lo veo.

Decidí utilizar esta aplicación después de que mi mejor amigo me sugiriera desintoxicarme de las redes sociales y sustituirlas por otros medios de comunicación más personales. Mi amigo me dijo que valía la pena probar Slowly. Slowly nos permite llegar a personas de todo el mundo. Las cosas se pusieron más interesantes porque aquí escribimos cartas a amigos por correspondencia como en los viejos tiempos. No hay necesidad de apresurar la respuesta ni de molestarse con el asunto de la doble lista de comprobación, ya que todos sabemos que escribir cartas lleva su tiempo. Al final, las cartas se contestan a mejor ritmo y, además, podemos coleccionar sellos chulos. Eso es lo que dijo mi amigo. Yo tenía curiosidad. Hacerme una cuenta no me vendría mal y podría borrarla más tarde, así que hice una apuesta.

Al principio, no tenía confianza para enviar mensajes de texto a algunas personas, pero poco después de crear una cuenta, personas al azar me enviaron mensajes de texto con la más simple pero sincera buena voluntad de conocernos. Aunque tenga que esperar horas, incluso días, la espera merece la pena. Preguntas sencillas como cuáles son nuestras aficiones y dónde vivimos abren sorprendentemente muchas posibilidades de conocernos de corazón a corazón. A diferencia de mis experiencias anteriores en las redes sociales, aquí he conocido a personas increíbles con grandes hazañas a las que nunca había tenido la oportunidad de acercarme: un músico de Turquía, un profesor de Filosofía de Brasil, un director de Recursos Humanos de Filipinas, que me ofrecen valiosas lecciones y también valiosas conexiones personales. Sin olvidar a mis amigos por correspondencia que todavía están luchando con su examen de tesis, que no están satisfechos con su trabajo actual, y algunos simplemente optaron por no revelar su ocasión actual (lo cual está totalmente bien), aparecieron para contar grandes historias y perspectivas impresionantes también. Esto resume lo mejor de esta aplicación: tratamos a la gente por igual porque cada uno tiene su propia historia valiosa que compartir, y eso me hace sentir aceptada por muy mal que me vaya la vida.

¡Gracias Slowly por una experiencia tan sana! Supongo que esta aplicación me acompañará en el viaje de mi vida. Espero que esta aplicación continúe y se mantenga, dando más oportunidades a la gente para reintroducirse en el verdadero poder de la comunicación personal a través de cartas entre amigos por correspondencia.

Gracias por leer mi historia, aquí como recompensa, comparto con vosotros la foto de la pandilla de agapornis compartida por mi penpal. Mi amigo por correspondencia dejó a los tortolitos sueltos fuera de su jaula; ¡qué escena más bonita! Es un día antes de San Valentín cuando escribí esta carta, así que espero que también podáis disfrutar del amor de los tortolitos.

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!

4.7   7M+