Inicio
Historia Slowly  
Monogusa Obil
Monogusa Obil | 🇮🇩 Indonesia
"Las personas vienen y se van"

Originally written in English. Translated by sofirilux.

Aplicación Slowly.
Un día, hice mi hábito de navegar por la Play Store de Google. Me gusta buscar cosas diferentes. Y encontré la app de Slowly. No muchas personas de mi país conocen esta app, así que pensé que sería muy entretenido. Además de que me ayudaba a encontrar amigos internacionales, coincidía que necesitaba compañía. No puedo hablar muy bien inglés. Al principio descargar Slowly y crear una cuenta fue difícil. Pero no tomó mucho tiempo para que entendiera el concepto de la app. Enviar cartas virtuales.

Esta historia es lo que experimenté en mi primera cuenta. Buscaba personas con la herramienta de «explorar manualmente». Traté de encontrar amigos de países que siguieran en la región de Asia debido a mis deficientes habilidades con el inglés.

Finalmente, encontré un amigo. Era de Corea del Sur. No sabía su nombre. Pero por su usuario, se llamaba Kwon.
No se me da bien iniciar conversaciones. Estaba confundida y le mandé un mensaje que contenía una introducción. También le dije: ‘No sé qué escribir. Por favor contesta mi carta.’

Le mandé una carta similar a otra persona. Pero solo el Sr. Kwon me respondió.

Me alegré de recibir una respuesta. Como las cartas tardaban en llegar, mi curiosidad aumentó. Tan pronto como recibí la suya, él cobró forma en mi imaginación.

Era amigable y me saludó. También se presentó a sí mismo. Me habló de lo que hacía, de sus pasatiempos y de cómo era el lugar donde vivía.

Se me dificultaba escribirle. Así que usé una aplicación de traductor para traducir mis cartas y poder contestarle. Me tomaba un poco más de tiempo.

Él me enseñó cómo encontrar amigos en Slowly. Cómo debía escribirle a alguien por primera vez. El Sr. Kwon decía que solo debía escribir lo que quisiera y enviar la carta. Que tenía que decir cuál era el motivo por el que había decidido contactar a esa persona. También, que debía hacer conversaciones que fueran aceptables tanto para mí como para la persona que recibiría las cartas.

Luego, mi amistad con el Sr. Kwon continuó. Intercambiamos información sobre nuestros países y muchos otros temas.
Pero soy el tipo de persona que piensa demasiado las cosas. Fallaba en hacer amigos en la vida real por un motivo u otro. Así que le dije al Sr, Kwon.

Le pregunté qué pasaba si era fea. Y me contestó que no le importaba nada de eso, a pesar de que mi cara tuviera la forma de una papa.
Lo seguí molestando con el tema. Porque los amigos del mundo real me dejaban por mi aspecto físico. Así que le expliqué al Sr. Kwon que agradecía su amabilidad.

Pero volví a equivocarme. Muchas personas tienen prejuicios sobre mi religión, así que también le pregunté al Sr. Kwon ‘¿está bien si soy Musulmana?’
Él fue muy amable y me contestó otra vez que eso no le importaba.

Como le seguí escribiendo cosas por el estilo, se empezó a sentir incómodo. Me dijo: ‘No me gusta que sigas quejándote de tu cara y parece que no confías en lo que te dije.’

También añadió que estaba decepcionado. Escribió su última carta deseándome suerte. Esperaba que pudiera ir a la universidad que quería y que algún día fuera a Fukuok. Luego se despidió.

Me sentí muy triste. Él fue mi primer amigo y ahora también se ha ido. Intenté contestar a su carta, pero él solo la leyó.
Sentí que ya no necesitaba más amigos. Decidí desactivar mi cuenta.

Por unos cuantos días seguí pensando en lo que me dijo el Sr. Kwon. Debí haberme esforzado más y disculparme. Indirectamente, él me ha enseñado cómo hacer amigos.

De ser amiga del Sr. Kwon aprendí: «si eres un amigo de verdad, no te importa la condición o forma del otro. Los amigos seguirán siendo amigos. Los amigos te aceptarán por ser quien eres.»

Después de pensarlo, finalmente creé una cuenta nueva. No quiero fallar por segunda vez y quiero encontrar más amigos.

Ahora tengo amigos de 5 países diferentes. Algunas personas también son de mi propio país. Estoy feliz de tener muchos amigos. También empecé a mandar cartas sin usar el traductor. Mis amigos entendieron mi situación y me pidieron que leyera y escribiera cuantas cartas sean posibles. Dijeron que mis habilidades con el inglés mejorarían.

Quiero enseñarle esta historia al Sr. Kwon. Estoy triste de que ya no podamos mandarnos cartas. Pero estoy feliz de haber sido su amiga. También le agradezco por haberme ayudado a conocer a más gente en Slowly.

Para el Sr. Kwon,
Mi vida continuará. Gracias por ser parte de ella. Si ocurre un milagro, nos encontraremos en Fukuoka. Como el Sr. Kwon dijo, será un guía turístico y me traducirá el japonés. Algún día…

Sr. Kwon, no es un adiós. Sino un hasta luego.
Muchas gracias, Slowly.

Ps: La imagen que mandé contiene las cartas del Sr Kwon que siempre escribí en mi libreta.

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!

4.7   7M+