Inicio
Historia Slowly  
Seagul
Seagul | 🇮🇳 India

Originally written in English. Translated by sofirilux.

Quisiera compartir la hermosa historia de mi amistad con mi amiga de Slowly, Aisha. He contemplado compartirla con Slowly para expresar mi gratitud y mi aprecio por la aplicación que me ha dado múltiples oportunidades de conectar con el mundo, especialmente con personas más allá de las fronteras.

Es irónico cómo hay tanta rivalidad entre India y Pakistán tanto histórica como religiosamente pero incluso así hay almas hermosas, honestas y amables que viven en ambos lados.

Encontré a Aisha con la función de explorar manualmente y su perfil y su descripción me animaron a escribirle e intentar ser amigos. Cuando le escribí a Aisha, ella me contestó y empezamos una conversación. Recuerdo particularmente la primera vez que intercambiamos nuestros números y Aisha me preguntó por qué tendría que confiar en mí. Yo le respondí que no nos habíamos conocido por suerte, sino que el destino quería que nos encontráramos.

Empezamos una gran amistad y, aunque nos teníamos agregados en WhatsApp, nos encantaba esperar a que llegaran nuestras cartas porque eran francas, honestas y consideradas.

Descubrí que había estado casada por un corto tiempo antes de que un horrible accidente le arrebatara a su esposo. Después de eso, se vio condenada a confinarse en casa de sus padres por tres meses sin tener a nadie con quien hablar. Me contó cómo quería cambiar su vida, viajar a Canadá y seguir un programa de investigaciones, pero las probabilidades estaban en su contra. Se encontraba atrapada en una amarga batalla legal con la familia de su esposo. Le dije que la ayudaría a planear su aplicación para el programa, con las cartas de recomendación, los exámenes y los preparativos.

Lentamente empezamos a trabajar en ello, paso a paso. Había días en los que ella perdía la esperanza y se deprimía, pero yo seguía animándola, prometiéndole que estaba ahí para ella. Algunos días ella cantaba y me mandaba audios, algunos días simplemente esperaba a que le escribiera.

En el primer intento, su aplicación para la visa fue rechazada y ella se quebró. La alenté a que aplicara de nuevo, que solicitara una reconsideración. Meticulosamente trabajamos en la segunda aplicación comunicándonos por correo pero cuando queríamos tener una conversación recurríamos a escribir cartas en Slowly.

Luego ella se ocupó en sus aplicaciones y la frecuencia de las cartas lentamente disminuyó hasta cero. Un día mientras caminaba en Singapur recibí un mensaje suyo diciendo que estaba abordando un avión hacia Canadá. Había conseguido su visa. Estaba completamente feliz, y me dijo que quería informarme antes de que despegara el vuelo.

Llegó a Canadá y, tras unos meses allá, me pidió que fuera a visitarla y que empezara un doctorado en su universidad para que pudiéramos conocernos. Después de unos meses encontró a su futuro esposo dentro de las personas de su grupo de amigos y ambos se casaron. No lo sabía, pero ambos manteníamos un gran vínculo con Slowly. Sin embargo, su último mensaje no vino de ahí, sino en un correo. Solo fueron dos oraciones: «Estoy felizmente casada. Espero que te vaya bien a ti, ¡adiós!»

Ha pasado un año, tal vez más, y no hemos vuelto a hablar. Probablemente no hay necesidad de mandar una última carta de despedida por Slowly porque ahí fue donde empezó esta hermosa amistad, donde pude cambiar el destino de una amiga recién hecha a la cual no habría conocido de no ser por esta aplicación.

La amistad de Manav y Aisha, a través de las fronteras de India y Pakistán, será atesorada por mí por siempre. Si algo puede empezar y convertirse en una historia inspiradora, tiene que suceder en Slowly.

La historia de la amistad de Aisha y Manav.

Muchas gracias a Slowly.

Manav

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!

4.7   6M+