Inicio
Historia Slowly  
Webmage
Webmage | 🇩🇪 Alemania

Originally written in English. Translated by Ramón Belo.

He estado en varios sitios de penpals con más o menos éxito, y desde que se popularizó el chat por internet me he sentido decepcionada con lo necesitada que se ha vuelto la gente, y no podía estar contestando cada 5 minutos porque bueno, ¡tengo también una vida más allá del chat! Así que cuando vi Slowly, decidí dale una oportunidad.

Slowly es una manera adictiva de aprender sobre la diversidad de estilos de vida en este planeta. Nunca esperé ver tanta diferencia entre clases – una de mis más interesantes conversaciones ha sido con un penpal de la clase baja de la sociedad norteamericana. Al principio pensé que la conversación estaba siendo aburrida y una lata, pero con el tiempo se ha vuelto una conversación fascinante. He aprendido sobre sus puntos de vista sobre la política, las dificultades de las relaciones y la vida, que son tan diferentes de lo que oigo en los medios y también de la gente que visita los Estados Unidos, quizá porque mi experiencia hasta ahora ha estado limitada a la clase alta estadounidense.

He encontrado un abogado divertido en Perú, y es fascinante lo diferentes que son nuestros sistemas de salud, y también nos lo pasamos muy bien comparando los últimos desarrollos en Slowly, así como sugerencias de lugares alternativas para ver, e incidentes de malas traducciones en nuestras respectivas lenguas.

Y he conocido a una mujer de la Siria devastada por la guerra, que vive en Arabia saudí, que explica cómo ahora ella tiene una vida más segura, pero también muchas menos libertades en su nuevo país, y una gran lucha por delante para sobrevivir… Y todavía conserva el buen ánimo.

Y también he conocido a una mujer de un pueblo de Rusia, que está intentando aprender inglés. Pero en su pueblo a hablar inglés no se le da mucho valor, y se enfrenta a discriminación racial por ser de una minoría rusa, cosas que yo no me esperaba. Sorprendentemente teníamos muchas cosas en común, desde las relaciones con nuestros maridos, religión, problemas de pertenecer a una minoría, y sobre todo el intercambio lingüístico… y decidimos cambiarnos de slowly a Skype para chatear la una con la otra por vídeo, donde no tenemos oportunidad de chatear tanto como nos gustaría, porque llevamos unas vidas muy ocupadas.

Y un ingeniero de Bangladesh que parece llevar una vida mucho mejor de lo que los medios retratan de su país, así como un foodie italiano que explica lo poco fiables que son las infraestructuras rurales de su país (y mantenemos un intercambio privado de recetas, y he descubierto algunos nuevos platos favoritos!).

Por supuesto, hay muchos más encuentros de estos, y esto es lo que hace a Slowly tan adictivo. Nunca me esperé unas conversaciones tan vivas y diversas, que constantemente rompen los estereotipos que tengo sobre otros países y sobre cómo vive y piensa la gente de allí, y estoy realmente contenta de que esta app me haya dado la oportunidad de hacerlo.

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!

4.7   5M+